Básicos para limpiar tus cerámicos y porcelánicos

Posteado en Agosto 14, 2020 a las 6:00 pm

Los cerámicos y porcelánicos requieren de un mantenimiento simple y sencillo. A diferencia de muchos otros materiales para superficies, los cerámicos y porcelánicos brindan:

  • Resistencia a manchas: No se mancha fácilmente, por lo que se pueden aplicar en áreas de alto tráfico, o de trabajo con alimentos como cocinas, bares, etc.
  • Resistencia a la humedad: El material óptimo para aplicar en baños, spas y albercas.
  • Resistencia a rayaduras: No se rayan, ni se deforman con el paso de los años, aplicables en exteriores e interiores, por lo que es posible redecorar y mover muebles cuantas veces se requiera.
  • Inhóspitos para los microbios: Son hipoalergénicos, inhiben el crecimiento de bacterias y moho en su superficie.
  • Fáciles de limpiar: Se limpian simplemente barriendo y trapeando con agua.
  • Resistentes a la decoloración: No se decoloran, por lo que son resistentes a altas temperaturas y al uso en exterior, sin sufrir cambios de color.
  • Resistentes a la temperatura. Se pueden utilizar en zonas con cambios bruscos de temperatura, desde calores intensos hasta heladas y congelamiento.

Limpieza simple

Aunque sean muy fáciles de limpiar, aun se pueden obtener beneficios de conocer algunas recomendaciones de limpieza para cerámicos y porcelánicos. Aquí hay algunos consejos.

Barrer

Retirar el polvo o escombros de suciedad es uno de los primeros pasos para cuidar nuestros cerámicos y porcelánicos. Si existe una alfombra, se recomienda que se limpie regularmente, ya sea en lavadora o sacudiéndose afuera. Para las encimeras de cerámicos y porcelánicos, eliminar el polvo y los restos de comida, tal como lo haría con el piso. Barrer sus pisos y encimeras brinda un comienzo más limpio.

Limpiar con agua

Después de barrer, limpiar con agua no contaminada. ¡Sí, todo lo que se necesita es agua limpia para la mayoría de la suciedad! Debido a que los cerámicos y porcelánicos no son porosos, limpiarlos con agua no contaminada suele ser suficiente para las superficies ligeramente sucias. Asegúrese de después secar completamente.

Si el agua no es suficiente

Muchas cosas suceden dentro de nuestro hogar, y a veces todo recae en los pisos y encimeras.. La grasa de la cocina es algo inevitable y muy común. O bien debido a los sucesos actuales es posible que desee desinfectar sus superficies. Si se necesita algo más que agua limpia, se recomienda utilizar un jabón neutro que esté formulado especialmente para usarse en la boquilla de las juntas, o en los cerámicos y porcelánicos. No se deben de utilizar limpiadores a base de aceite o cera, ya que dejarán un residuo que después atraerán más fácilmente a la suciedad.

Tipos de limpiadores adecuados

Alcalinos, ácidos y neutros, son las tres categorías de limpiadores.

  • Alcalinos: pH superior a 7. Los limpiadores alcalinos tienen un pH alto de al menos 12, que es muy cáustico. Usar este tipo de limpiador cuando se necesite eliminar grasa resistente u otras sustancias que no salgan solo con agua. Con un pH de 12, el blanqueador es un ejemplo de un limpiador alcalino y no debe usarse regularmente. Los limpiadores alcalinos no dañan cuando se usan esporádicamente, pero con el tiempo estos podrían quitar el sellador de la boquilla de la junta y sería posible que se necesite rejuvenecer el sellador. Los limpiadores alcalinos también pueden quemar químicamente la piel, así que es importante usar guantes y evitar salpicaduras. Enjuagar a fondo cualquier limpiador de la superficie y no permitir que los residuos se sequen en la superficie de los cerámicos y porcelánicos, o de la boquilla de la junta.
  • Ácido: pH inferior a 7. Los limpiadores ácidos son corrosivos, pero de manera diferente a los limpiadores alcalinos. El ácido reacciona con el cemento alcalino en la boquilla de la junta, disolviendo una capa superior delgada y exponiendo la boquilla limpia que está por debajo. Estos limpiadores pueden parecer que limpian bien, pero la mayoría de los fabricantes no los recomiendan debido al efecto erosivo. Los limpiadores ácidos solo deben ser utilizados por profesionales al retirar y reemplazar la boquilla de la junta.
  • Neutro: pH es 7. Los limpiadores neutros con un pH de 7 (al igual que el agua) son los más suaves. Cuando el agua no es suficiente, utilizar limpiadores hechos específicamente para usarse en cerámicos y porcelánicos, y en la boquilla de la junta, o recurrir a un detergente ligeramente alcalino. Se debe tener en cuenta que los limpiadores neutros son los únicos limpiadores recomendados para las boquillas de colores.

Entonces, ahora sabemos que el agua es el rey cuando se trata de limpiar cerámicos y porcelánicos. Pero, ¿qué pasa si la boquilla de la junta, a pesar de su diligencia, tiene moho u otras manchas? Los depuradores de nylon o plástico hacen un gran trabajo al eliminar las manchas de la boquilla.

Si la boquilla tiene manchas de moho que no se pueden eliminar, es posible que se haya penetrado el agua en la boquilla, tal vez porque el sellador se ha desgastado. En casos como este, se puede alquilar un limpiador a vapor que traerá las manchas a la superficie de la boquilla, donde se podrían limpiar. El último recurso es eliminar y reemplazar la boquilla, pero primero se recomienda consultarlo con un experto para determinar la mejor opción.

Desinfectar

A diferencia de muchos otros materiales de superficie, los cerámicos y porcelánicos no se desvanecerán en color, ni se opacarán con productos químicos de limpieza o desinfectantes más duros, en caso de que necesite usarlos ocasionalmente. La Agencia de Protección Ambiental tiene una lista que se puede consultar de desinfectantes de limpieza registrados. Si no tiene ninguno de estos productos registrados, algunos productos comunes para el hogar —incluidos agua y jabón simple— también pueden ser desinfectantes efectivos. Cada agente de limpieza puede ser más o menos efectivo contra un virus o bacteria en particular.

Por último, pero no menos importante, enjuagar bien, asegurándose de eliminar todos los residuos de las superficies y secando bien el área.

¡Siga estos pasos y así, sus cerámicos y porcelánicos, y la boquilla de la junta, permanecerán relucientes!

Preguntas frecuentes

¿Puedo usar detergente para lavar platos para limpiar cerámicos, porcelánicos y lechada?

Los limpiadores espesos como el detergente para lavar platos son difíciles de enjuagar completamente. Cualquier residuo que quede del jabón puede atraer y atrapar la suciedad en la lechada.

¿Cómo puedo evitar que mi boquilla se manche o se ensucie?

Sellador. A menos que su boquilla tenga un sellador automático o sea epóxica, el sellador es útil para evitar manchas. Hay dos tipos diferentes de sellador disponibles: tópico y penetrante. Como lo dicen los nombres, un tipo de sellador permanece en la superficie y el otro penetra. Para muros, encimeras y protectores de salpicaduras, un sellador tópico puede ser suficiente debido a la protección que ofrece, pero este tipo puede ser usado debido al tráfico peatonal. La boquilla en los pisos de cerámicos y porcelánicos debe ser un sellador penetrante para resistir el tránsito peatonal.

Estoy tratando de usar productos naturales. ¿Puedo usar bicarbonato de sodio y vinagre para limpiar mi azulejo?

El vinagre es un ácido y puede disolver el cemento en la boquilla. Al igual que el bicarbonato de sodio, el cemento es alcalino y se disolverá en ácidos de la misma manera, incluso si está sellado. Solo use productos formulados para usar en cerámicos, porcelánicos y boquilla.